viernes, 15 de mayo de 2015

sorgiñak




En estas tierras del norte de navarra siempre han tenido cierta propension a considerar brujas a las mujeres que se salían de la norma y cierta tendencia a pegarles fuego.

 
En el siglo XIV  tuvieron lugar en  Donibane Garazi varios procesos de brujería. Jurdana de Irissarry, de profesión "herbolera", perece en la hoguera en 1330. Alamana de Méharin es acusada de cometer sortilegios y enviada a Pamplona para que la juzgue el Consejo Real. En 1338 una vecina de Lasse, acusada de bruja, fue recluida durante  35 días en una celda del castillo hasta que se logró arrancarle confesión. El titulo nobiliario de Condesa de Urritzaga no le libró de la hoguera.

 


martes, 12 de mayo de 2015

Prisión de los Obispos


Llama la atención el edificio denominado la Prisión de los Obispos (en el n.º 41 de la rue de  la Citadelle) Se trata, en sus orígenes, de una construcción gótica bajomedieval (siglo XIII) cuya datación es atestiguada por curiosas marcas de canteros (estrellas, triángulos, puntas de flecha, flores de lys, letras). El interior es el propio de un vetusto lugar de reclusión. Al lado de la escalera se halla el sombrío calabozo cúbico, dotado de grilletes y collar, al que se accede por una puertecilla baja.
Uno se pregunta si eran tantos los obispos reclusos, como para dedicarles una cárcel para ellos solos. Y ya puestos no cuesta imaginarse, quizas en los tiempos del terror  jacobino, unos calabozos atestados de prelados, con algun arcipreste henchido por las ínfulas. Cadenas y mitras. Báculos y grilletes. Y sus diocesis tan descabezadas, como los cuellos de sus ilustrísimas, cuando el ocasional acolito de Robespierre accionaba la afilada cuchilla de la guillotina.

Pero no. No debió de ser propiamente tal cárcel de obispos. Fue residencia obispal en el siglo XVI, y mucho mas tarde, entre los siglos XVIII-XIX, la Maison d'Arret, o cárcel municipal, sin rango eclesiatico de ningún tipo, y con una población reclusa tan seglar como la de Carabanchel .

domingo, 10 de mayo de 2015

1510


 

En la rue de la Citadelle, antes de San Pedro, existe un grupo de casas de los siglos XVI al XVIII, entre las que sobresalen la de Arkanzola, en el n.º 32 de la rue de la Citadelle, edificio fechado en 1510; presenta la planta baja en piedra de sillería y la superior de entramados de madera, con ladrillos dispuestos a espina de pez; bajo el alero, a izquierda, una pequeña cruz blanca recuerda al misionero jesuita Jean de Majorga, muerto el 15 de Junio de 1570 , cuando el barco en el que viajaba hacia Brasil fue asaltado por corsarios calvinistas a la altura de las Canarias.
 
Jacques de Sorés, que había partido  con sus navíos de la Rochelle, capitaneaba aquella infausta flota de filibusteros  hugonotes, enemigos jurados de los jesuitas.  "Perros sarnosos, que abrís por el Brasil juicios de inquisición y de tortura para mis amigos luteranos, ¡A morir sin piedad, sin óleos, como los perros!”  bramaba Sorés, mientras arrojaba al mar enbravecido a Ayorga y su feligresía, entre el batirse de picas y de espadas, jadeos de sudor, oraciones, crujidos de huesos rotos y tufo de sangre caliente.
 


viernes, 8 de mayo de 2015

Jean Pétré


 

El Coronel Jean Pétré nació en esta casa de Sant Jean Pied de Port en  1896. Gran oficial de la Legión de Honor, Medalla de la Resistencia y Cruz de Guerra.  
Tomó parte en la primera guerra mundial (141 RIA). Desde 1941 hasta 1943 ocupó el cargo de jefe regional de la AS de Marsella. Desempeñó un importante papel en la resistencia contra la ocupación alemana. Descubierto por la Gestapo, fue arrestado y deportado al campo de concentración de Buchenwald donde permaneció desde 1943 hasta 1945. Condenado a muerte, consiguió evitar el peloton de fusilamiento, aunque  sufrió innumerables torturas y vejaciones. Cuando las tropas aliadas se aproximaban al campo de concentracion , el coronel y sus hombres se avalanzaron inespèradamente sobre los centinelas y los redujeron, abriendo un paso al ejercito libertador.
 
Murió en su Donibane natal el 7 de abril de 1959.1959, a los 63 años de edad. Hoy en dia sus gestas  han caido en el olvido, solo le recuerdan una calle con su nombre en la ciudad de Marsella, y una placa conmemorativa en la casa donde nacio,  aunque la llama de su memoria siempre permanecerá viva en nuestros corazones. Liberté, egalité, fraternité!



jueves, 7 de mayo de 2015

citadelle





La Citadelle corona la ladera en la que se asienta Saint Jean, un recinto amurallado que poco tiene que ver con el original, ya que han hecho que haya sido destruido y reconstruido varias veces durante las sucesivas guerras. La última reconstrucción fue supervisada por Vauban, el creador de fortalezas. Comisario General y Mariscal de Francia, brillante estrtatega:  Sébastien Le Prestre marqués De Vauban.Un fenómeno el tio.



martes, 5 de mayo de 2015

Pont de Saint Joan


 

Los peregrinos atravesaban el Puente de San Juan para acceder a la ciudad antigua desde el barrio de España, arrabal poblado por comerciantes y artesanos.
Hasta la construcción de este puente, los romeros debian atravesar el rio Errobia, por un vado, donde a menudo eran estafados por algún espabilado pasiano, que se guiaba por la máxima aristotélica de “al ave de paso, perdigonaso”

 

lunes, 4 de mayo de 2015

Porte d'Espagne


Lo mismo que Porte de France debe su nombre a la orientación hacia Francia, la Porte d'Espagne marca su orientación al sur, hacia la frontera española. Los peregrinos que se dirigían a Santiago accedian por aqui a Donibane Garazi, la ultima etapa en territorio frances.

Antes de crearse el Camino de Santiago por aquí pasaba la vía romana que iba desde Burdeos hasta Astorga.

jueves, 30 de abril de 2015

murallas


 
Desde su fundación a finales del siglo XII, por orden del rey de Navarra, Saint Jean Pied de Port se convierte en la ciudad-clave del reino, de las tierras de la vertiente Norte de los Pirineos. Su estrategica situación al pie de los Puertos, como su nombre indica, la convirtió en un plaza codiciada. De ahí que garantizara su  seguridad con una robusta muralla, que ha llegado intacta hasta nuestros días.







Estas murallas se pueden recorrer en la actualidad por un bucólico Camino de Ronda, que deja  al vista huertas y fachadas traseras de cuidada fabrica.




miércoles, 29 de abril de 2015

tipycal sketchcrowler

Esta sketchcrowler rubia, eupneica y normocoloreada, vino a Donibane a scrachcrowlear sus cuadernos.
Aqui podemos verla concentrada en sus bocetos en la tipica actitud sketchcrowleadora


 
y este es la taberna Xilintxa, donde los sketchcrowlers nos juntabamos para compartir nuestras cosas
 
 
 
 

martes, 28 de abril de 2015

DONIBANE



Me he ido un par de dias a Donibane Garazi , o Saint-Jean-Pied-de-Port, con la sana intención de dibujar con los amiguetes del  Euskalherria's sketchcrawl.

Donibane se encuentra  en Iparralde, o en los Pirineos Orientales, o en la  Baja Navarra, alla los gustos de cada cual. El pueblo se ha desarrollado en torno a un  colina coronada por la Ciudadela, y sus barrios mas bajos son regados por  el río Nive o Errobia y su afluente el río Laurhibar.
 
 


sábado, 18 de abril de 2015

Ava



El otro dia fuimos a Plentzia, a comer a casa de un amigo que en sus ratos libres se dedica a restaurar botes. Y resulta que estaban reparando uno en el que se habia montado Ava Gardner en sus correrias por el Urdaibai

La historia se desarrolló en la isla  de Txatxarramendi donde la familia Gandarias instaló un lujoso balneario. Los Gandarias tambien eran promotores de los Ferrocarriles Vascongados y promovieron la ampliación del linea ferrea desde Gernika hasta Pedernales para conectar mejor Txatxarramendi. Por sus instalaciones turísticas pasaron las figuras mas rutilantes de la primera mitad del siglo XX. Al parecer,  Pedro Gandarias, nieto del patriarca Pedro Pascual Gandarias  y propietario de la isla, pasó mas de una velada en la turbulenta compañía de Ava Gardner. Para camelarsela la llevaba a pescar bonito del norte en su suntuoso yate y, para llegar a ese yate, el animal mas bello del mundo-como fue calificada por Louis B. Mayer-  debía embarcar su figura felina en este humilde bote.




martes, 14 de abril de 2015

por la ria de Gernika


 

Antes de ir al Bosque Beresi, hicimos una caminata por la reserva de la biosfera, desde Gernika hasta san Kristobal, recorriendo las marismas del Urdaibai y el antiguo camino juradero.

 A la vuelta, recompensa en un tempo gastrónomico de larga solera: el Boliña Zaharra junto a la estación de tren de Gernika. Unas octogenarias injubilables llenaron nuestra mesa de tradicionales perolos. Comida de fundamento en generosas raciones. Suculenta la sopa de pescado. El arroz con leche antológico.

 
 
 
 
 

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes