miércoles, 8 de noviembre de 2017

Praias de sines





A pesar de la fuerte ocupación industrial de parte del litoral de Sines, basta con moverse un poco hacia el sur hacia Porto Covo, para encontrase con cantidad de playas recogidas y calas paradisiacas, de fácil acceso, aunque de aguas frias y oleaje bravío, como esta de Praia do Salto.
 

martes, 7 de noviembre de 2017

Adega

 


Una recomendacion gastronomica: la adega de Sines, situada detras del castillo. Decoración art decó venida a menos. Comida exquisita aunque con una carta muy reducida. Impresionante el pollo a la brasa y las sardinhas. Y los precios irrisorios, el plato de sopa o la ensalada apenas cuestan un euro.

Y lo mejor de todo es el personal que atiende, aparentemente varias generaciones de una familia de traca. Imprescindible.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Sines





La localidad de Sines se asoma al mar desde un acantilado en forma de anfiteatro, cerrado al Oeste por la Igreja de Nossa senhora das Salas y por el antiguo castillo árabe.

Bajo el acantilado, al abrigo de un espigón, bulle el ajetreo de un activo puerto pesquero. A su lado una playa urbana, bonita pero muy afectada por toda la industria pesada que se levanta hacia el sur. Refinerias, petroquimicas, siderurgias han tallado irreversiblemente el perfil fabril de esta otrora marinera costa.
 

lunes, 30 de octubre de 2017

Santiago de Cacém



A manhá rompia do alto sobre a planicie escura. Contra o céu ja dan um azul vivo, recortavam-se as muralhas do Castelo.

Manuel da Fonseca, en Cerromaior




Sobre la fundación del castillo de Santiago de Cacém se cuenta una hermosa leyenda: Durante los tiempos de la ocupación musulmana, era señor de esta región un moro muy rico que tenía tres hijos: dos chicos y una chica. Muy viejo, sintiendo que se acercaba la muerte, llamó a sus hijos y les comunicó su deseo de repartir los bienes, pidiéndoles que lo hiciesen pacíficamente entre sí. Según la costumbre, el mayor tomó para sí las tierras que deseaba; el segundo procedió del mismo modo, con la parte restante. Quedando todavía una gran extensión de propiedades y riquezas para la joven, el viejo padre le pregunta si quedará satisfecha con la parte que le tocará, a lo que ella responde: - Sí, padre, pero no deseo propiedades. Pienso que es más necesario que tengamos un castillo para nuestra defensa. Para mí deseo sólo el terreno que se pueda cubrir con la piel de un buey. Ante la admiración del padre y los hermanos, le dieron la piel que pedía para que pudiese marcar la parte que reclamaría de la herencia. La joven hizo entonces cortar la piel en finas tiras, y con ellas delimitó el perímetro del área que quería. Al terminar, se sucedieron tres días de fuerte nevada, al final de los cuales se calmó: todos vieron entonces, levantado por arte de magia, el Castillo de Santiago do Cacém. (Suplemento Litoral Alentejano, diciembre de 1998, adaptado.)

viernes, 20 de octubre de 2017

Cais palafitico




Un sitio curioso para visitar es el  puerto palafitico de Carrasqueira, cerca de Comporta. Un laberinto de pasarelas sobre las marismas, construido por los propios pescadores de forma anárquica aprovechando palets, estacas y postes, mil veces rematadas con clavos, redes y maromas.

Caminos entrecruzados en precario equilibrio que se adentran en elestuario del rio Sado y    permiten a los marineros llegar a sus barcas cuando la marea sube, y a los mariscadores faenar por el fango cuando baja la marea.

lunes, 16 de octubre de 2017

Grândola



Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti, ó cidade

Zeca Alonso






Grândola es un pueblo del Alentejo, de unos 14.000 habitantes, y sin demasiado atractivo. No tien mar, ni castillos, ni ruinas romanas. Sin embargo en el imaginario portugués, incluso universal, Grândola  es un icono revolucionario, una tierra útopica, donde los hombres y las mujeres son libres e iguales y se ayudan los unos a los otros.

Esa fama le viene a Grândola de la conocida canción Grândola, Vila Morena, compuesta y cantada por Zeca Afonso, que escribió la primera versión, impresionado por  el ambiente de solidaridad que se respiraba en la Sociedade Musical Fraternidade Operária Grândolense, tras participar en la fiesta del 52 aniversario de la sociedad.

Tres años más tarde se convertiría en el himno de la "Revolución de los claveles". Unos días antes de la revelión, Zeca  la interpretó en un festival en Lisboa, al que asistían militares participantes en la conjura del 25 de abril contra el regimen de Salazar, que la escogieron como consigna.
A las 0.20 del día 25 de abril de 1974 en el programa Limite de Radio Renascença se emitió Grândola, Vila Morena,  que habia sido prohibida por el régimen. Esa era la señal para dar comienzo al movimiento revolucionario que derrotaría a la dictadura de Salazar.
 

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes