jueves, 22 de septiembre de 2016

Zinemaldi



Como cada año, he pasado unos dias en el zinemaldi de Donosti. Muchas peliculas, buenas y nada baratas comidonas y algun bañito entre cahaparrón y chaparrón. Y varios dibujos, claro.

De las pelis que he visto destacaría, por destacar algo, El hombre de las mil caras, un Alberto Rodriguez buceando en las cloacas del Estado y un Eduard Fernandez en estado de gracia, interpretando a Paesa.

Tambien me ha gustado ver la exposicion Welcome Mr. Hitchcock dedicada a la visita que hizo el mago del suspense al Festival de Cine de San Sebastián en el año 1957para el estreno mundial de la película Vértigo.

Aquel año andaban tambien por el Zinemaldi Kirk Douglas, Berlanga, King Vidor, Douglas Shirk y un Polansky casi adloescente, que venia a presentar su primer cortometraje.

 
 

 

lunes, 15 de agosto de 2016

Mambrú




Durante los comienzos del siglo XVIII, en Europa se llevó a cabo una lucha por el reparto de las riquezas mundiales, por lo que el control político y comercial del Mediterráneo adquirió una gran importancia. La lucha entre ingleses, españoles y franceses por la posesión de Menorca dio lugar a sucesivas conquistas. Gran Bretaña obtuvo la isla mediante el Tratado de Utrecht y la ocupó durante la mayor parte del siglo XVIII.
No es de extrañar que la desembocadura del  puerto de Mahon esté defendida por imponentes fortificaciones defensivas: la Mola, el Castillo de San Felipe, la Torre Stuart, el Fuerte de Marlborough…
Detengámonos un poco en este ultimo. Construido por los británicos entre 1710 y 1726, el Fuerte de Marlborough se encuentra situado en la Cala de Sant Esteve, perteneciente a la localidad de Es Castell.
El fuerte recibió su nombre en honor a  su  impulsor y defensor Sir John Churchill, Duque de Marlborough y antepasado de Winston Churchill.  Este Malborough fue también (y aquí quería yo llegar) el Mambrú que se fue a la guerra, de la canción infantil, como bien sabemos los que leimos de pequeños el “Dime quien es”. Los franceses le dedicaron la canción para mofarse de él, cuando tomaron el fuerte tras el el asedio de 1756 del ejército francés.

domingo, 14 de agosto de 2016

Mao




Aunque la gente dice que mola mas Ciutadella, tengo que decir que Mahon (o Mao) tambien tiene su punto. Su puerto es enorme (dicen que solo lo superaen tamaño el de Pearl harbour), por lo que históricamente ha sido muy codiciado por las armadas extranjeras. Tiene rincones con el encanto de las pequeñas capitales de provincia y  vestigios históricos importantes, como el Bastión de Sant Roc o la Iglesia de Santa María, con su órgano de 4 teclados y 3.120 tubos. Inventaron la ropa de mahon, que tanto servicio ha hecho a nuestros arrantzales y a los gaupaseros de las fiestas de Basauri. Y el queso de Mahon esta muy rico.
Pero su gran aportación a la gastronomía internacional ha sido la salsa mahonesa, o mayonesa. El origen menorquín de la salsa procede de  la invasión francesa de Mahón en 1756. Se dice que Richelieu, pidió de improviso que le preparan una cena para celebrar la victoria con el general Rochambeau que fue quien dirigió el ataque. El cocinero, acuciado por el apremiante encargo, improvisó una salsa con lo único que tenía a mano: huevos y aceite.

Entusiasmado con la creación, Richelieu  lleva la mayonesa a Francia y posteriormente los franceses la exportan a Estados Unidos, de donde fue dada a conocer al resto del mundo.

viernes, 12 de agosto de 2016

Lithica



 
No puedo dejar de aconsejaros una visita a la Pedrera de s’Hostal, unas canteras de las que extraía piedra del Marés situada a poco mas de un kilometro de Ciutadella. Concluida su explotación el 1994, el lugar quedó abandonado y algunos lugareños sembraron huertas en sus frescas oquedades.  Poco a poco el lugar se fue deteriorando, hasta que la asociación Líthica alquiló este espacio para salvarlo de la ruina y el olvido bajo los escombros, y para conservarlo como el  lugar mágico mágico que es, poblado de formas evocadoras.

 Las grandes cavidades cúbicas conviven con canteras asimétricas, intricados laberintos y serenos vergeles como el jardín de Piranesi. Paisaje de piedra mellada por la mano del hombre, claustro laico de antiguos canteros, vacio litúrgico... Dicen que Txillida encontró alli a menudo el solplo de la inspiración.

El dia que fuimos representaban CarminaBurana en la mas profunda de las canteras. Los cantos Goliardos de Karl Off resonaban en las paredes como truenos en la tormenta, reclamandonos el gozo de vivir y la exaltación de los placeres terrenales.

 

jueves, 11 de agosto de 2016

Cueva del Xoroi


 

En lo alto de este acantilado de Cala en Porter hay una húmeda  gruta a la que le dicen Cova den Xoroi, pues asi se llamaba su mas celebre morador, según la leyenda que aun  impregna la atmósfera de la cueva.

Se dice que Xoroi fue el único superviviente del  naufragio de un barco pirata, aunque nada se sabe con certeza de su ignoto pasado. Solo que  llegó del mar un dia de infausto recuerdo.

A partir de entonces, las  casas de los alrededores sufrieron frecuentes robos. Los aldeanos veian que alguien merodeaba en la inmediación, amparado en el oscuro manto de la noche, pero nadie sabía donde se refugiaba de día el malandrín.

Un día una campesina de la zona, próxima a casarse, desapareció, no se sabe si de grado o por fuerza. El caso es que durante años nada más se supo de la joven desaparecida.

Un día de invierno, la isla se vistió de insólita nevada. En la nieve aparecieron pisadas delatadoras. Hombres armados siguiendo las huellas, descendieron a la Cueva. En la gruta encontraron, al Xoroi, la mujer y los tres hijos que habían engendrado. El hombre, al verse acorralado, se lanzó al mar, seguido de su hijo mayor. El mar que lo había traído, se cerró sobre ellos llevándose el misterio de su vida.

En la actualidad han montado una discoteca en la cueva. Los sucesores del Xoroi, tan aficionados al pillaje y al saqueo como su ancestro, intentaron  cobrarnos 12 euros por entrar a ver la cueva.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Alaior


 
En Alaior, como de casualidad, di con una quedada de sketchcrowlers, organizada por un veraneante valenciano. Alli nos juntamos unos cuantos paisanos aficionados a dibujar al aire libre. En uno de los puntos del recorrido, hice este dibujo al que inspiradamente he titulado Casa roja con palmera .

martes, 9 de agosto de 2016

santa mariana


 
 
Durante unos días nos alojamos precisamente en Alaior. En un agroturismo que ostenta el piadoso nombre de Santa Mariana. Situada en una casona del siglo XIX, compartimos el alojamiento con unos italianos piamonteses, unas gallinas y unos burritos. Todos ellos, asi como Janet, la encargada, nos hicieron la estancia muy agradable.

lunes, 8 de agosto de 2016

hacia el interior


 

Aun siendo la costa el mayor potencial en Menorca, merece la pena excursionar por los pueblos del interior: Es Mercadal, Alaior, Es Mijgorn Gran… Con sus casitas pintadas de blanco, incluso las tejas, sus contaventanas verdes, sus forn de pá y sus obradores de ensaimadas. En fin, son pueblos pintorescos y con notable  encanto.  Y en realidad sí que tienen costa, porque las playas pertenecen a su termino municipal, aunque el nucleo urbano se encuentra a unos kilómetros del mar, nunca muchos.

domingo, 7 de agosto de 2016

anochece en Ciudadela


 

Otro faro menorquin. Esta vez es el de sa Farola, en la bocana del puerto de Ciutadela, a tan solo un kilometro del centro, a través del agradable paseo que lo bordea.

En primer termino, podemos apreciar la elegante torre de san nicolas, patrón de los marineros. De base octogonal y robusta silueta, sirvió para defender la boca del puerto desde el siglo XVII, contra invasores y malandros.

jueves, 4 de agosto de 2016

faro de Favatrix



 



Desde cala Presili en el noreste de la isla, se divisa la vigilante silueta del faro de Favàritx emergiendo, sobre una oscura punta pizarrosa de formas lunáticas.

Esta torre, de 47 metros de altura y linterna catadióptrica, se levantó en 1922, completando la iluminación de la costa norte, a raíz de los  naufragios ocurridos en la primera década del siglo XX.
El naufragio más famoso y decisivo para la construcción de estos faros fue el del vapor Général Chanzy, que prestaba el servicio de correos entre Marsella y Argelia, ocurrido en 1910. Solo sobrevivió un pasajero. Su nombre, por si os pica la curiosidad, era Marcel Bodez. Hundido el vapor, Marcel llegó a la costa luchando contra el oleaje y consiguió encaramarse en los acantilados. Tras horas de lucha; después consiguió refugiarse en una cueva y descansar un poco. Más de 24 horas después del naufragio llegó a las casas de la finca de Son Escudero buscando ayuda y alimentos. Como no le entendían, escribíó con un carbón en la pared "100 morts" y dibujó la silueta de un barco.

miércoles, 3 de agosto de 2016

cap de cavalleria




Menorca, es  el territorio mas oriental del estado y por tanto anochece bastante antes (calculo que una hora antes que en Bilbao). Hay que decir que los atardeceres aunque temparaneros son muy bonitos.

Una tarde fuimos al  faro del Cap de Cavelleria, el punto mas septentrional a ver el apabullante- espectáculo del ocaso. Se ve que es una costumbre extendida porque había allí un gentío reunido con la misma intención. Aun asi, unos minutos antes de que el sol se desvaneciaera, se hizo un silencio sepulcral.

Con el ultimo rayo, todos los comparecientes nos fundimos en una cerrada ovación al astro rey.

martes, 2 de agosto de 2016

Camí de cavalls


 

Una buena manera de conocer en profundidad el litoral menorquín es recorrer el Camí de cavalls, un sendero que recorre toda la costa de la isla a través del GR223, y que puede completarse a pie en unos 20 dias.

El Camí de cavalls se ha venido utilizando con finalidades defensivas desde muy antiguo, ya que comunicaba las distintas torres defensivas repartidas por todo el litoral. En 1330 el rey Jaume II decretó que cada payés debía mantener un caballo armado para defender y vigilar la costa a través de este camino.

Gracias a esa servidumbre de paso y sobre todo, gracias a la reivindicación popular encabezada desde 1996 por la Coordinadora per la defensa del Camí de cavall, se ha logrado recuperar y abrir al público esta ruta histórica, a pesar de la resistencia de muchos de los propietarios de los terrenos privados que atraviesa.

El camí de cavalls nos permite acceder a muchas calas agrestes y a parajes recónditos, difícilmente accesibles por otros medios, como esta remota cala des Fontanelles, donde no había ni Blas cuando llegamos.

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes