martes, 3 de mayo de 2016

lavaderu


 

Uno de los lugares con mas encanto de Cimadevilla es la plaza la Tabacalera o el Campu les Monxes (Campo de las Monjas), asi llamada por el edificio que corona la plaza, que  fue convento de las monjas Agustinas Recoletas, hasta su desamortización en el siglo XIX,  y más tarde Fábrica de Tabacos. En este Campu les Monxes ya no hay  pescadores, rederas, monjas, lavanderas ni cigarreras, pero sigue siendo un lugar muy animado, gracias a las sidrerías que allí abundan.


 Una de las mas populares, el lavaderu, no ha perdido su tirón, a pesar de  que durante varios años un ayudante de cocina apodado el “Candasu” se dedicó a envenenar a sus compañeros. Los trabajadores del chigre sufrían frecuentes intoxicaciones, taquicardias, vómitos y alergias, sobre todo después de discutir con el candasu .   Hasta que en mayo del 2011 el cocinero cayó fulminado frente a los fogones. Parece que esta vez al candasu se le había ido la mano al bendecirle la sidra con Colme, un fármaco que se emplea para combatir el alcoholismo, pero que basta mezclarlo con un zurito para tenga consecuencias fatales.
 
Cuando se descubrió el pastel, el candasu fue imputado por catorce delitos de homicidio en grado de tentativa, aunque las denuncias superaron la veintena, todas ellas correspondientes a antiguos trabajadores.

lunes, 2 de mayo de 2016

Cimadevilla


 

Cimadevilla es el núcleo originario de Gijón. Y como su nombre indica se encuentra en la cima de la villa, en la ladera interior  del Cerro de Santa Catalina, un ismo  que se adentra en el mar desafiando a las galernas y tempestades. Aquí se conservan los vestigios mas antiguos de la ciudad: los restos de la muralla romana, palacios, emitas, conventos, fuertes, el antiguo Ayuntamiento, la torre del reloj, las termas romanas o la llamada plaza de La Corrada, un gran patio de vecinos, que en tiempos pasados fue escenario de espectáculos, incluso de alguna novillada.…


Pero el perfil mas caracteristico de Cimadevilla es el de un barrio marinero, con sus casas típìcas de pescadores, su retícula irregular, de parcelas estrechas, adaptadas a la abrupta orografía del cerro de Santa Catalina, su lonja del pescado y sus redes al sol.


En  la calle de Óscar Olavarría se encuentra la Capilla de La Soledad, levantada en el siglo XVII y antigua sede del Gremio de Mareantes. Este gremio  de Mareantes financiaba y organizaba la captura de ballenas en el puerto gijonés. Los atalayeros, desde lo más alto de Cimavilla, divisaban a los preciados cetáceos y avisaban con hogueras a los balleneros que salían a su encuentro para darles caza.


La ballena, una vez arrastrada a tierra, se despiezaba y repartía, estando presentes el párroco de La Soledad y algún representante del Gremio. La tradición mandaba que el vientre fuese para la Capilla de La Soledad, una aleta para el pescador que le había dado muerte y la otra repartida entre toda la comunidad de pescadores. No sé qué utilidad les darían a estas vísceras y apéndices del pobre bicho, pero seguro que eran como oro marino, aunque solo fuera por el tamaño.

 

viernes, 29 de abril de 2016

dindurra


 
En los bajos del teatro (precisamente) Jovellanos se encuentra uno de los establecimientos mas antiguos de Gijon: el cafe Indurra, abierto por primera vez en 1901, con su exquista decoración art-decó.
 
En 2013 murió la propietaria del local Mragarita Huerta y el local cerro hasta que un anueva gerencia se ha hecho cargo del negocio. Aunque ahora ha caido en manos de los hipsters, hay que admitir  que la profunda remodelación que han acometido ha sido muy respetuosa y mantiene intacto esa solera con sus elementos decorartivos mas caracteristicos: el suelo de mosaico, los asientos de terciopelo y, sobre todo, las columnas doradas con forma de chorros de agua. No so lo perdais.

miércoles, 27 de abril de 2016

Jovellanos


   Entiendo por felicidad aquel estado de abundancia y comodidades que debe procurar todo buen gobierno a sus individuos

M. G. de Jovellanos





En un salto nos plantamos en Gijon. Allí, paseando por los jardines de Begoña nos encontramos con el teatro Jovellanos. Un poco mas adelante, siguiendo la calle Jovellanos,  llagamos el mercado Jovellanos, y la casa natal de Jovellanos. No evitamos la biblioteca Jovellanos, ni el instituto Jovellanos. Aunque no asistimos, por lo apretado del programa a ningún partido del club de balonmano Jovellanos.

Grande ha de ser la admiración que Gijon profesa a su hijo predilecto, el insigne ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) , o bien tiene pocas celebridades para homenajear, porque solo les falta inaugurar los urinarios públicos Jovellanos

viernes, 22 de abril de 2016

Colunga y los calamares gigantes



Lo que mas me impresionó de Colunga, es que en sus aguas proceden la mayoría de los calamares gigantes que se han registrado en el mundo.

Desde los albores de la navegación en el norte de Europa se hablaba de una bestia terrible que con sus grandes tentáculos arrastraba a los navíos y sus tripulantes al fondo marino. Era el Kraken, un animal que se creía producto de la febril imaginación de los marineros, pero ahora sabemos que existen realmente desde que empezaron a encontrarse los cuerpos varados de calamares gigantes muertos en las playas asturianas.  

Se conocen bajo el nombre científico de Architeuthis, y pueden llegar a medir 12 metros y pesar 200 kilos. En Septiembre del 2002 se atrapaba un ejemplar vivo de esta misteriosa especie en el Caladero de Carrandi de Colunga, el único hasta el momento.

Para los que esteis pensando en grandes raciones de rabas rebozadas, lamento participaros que esta especie no es apta para el consumo humano ni en las menos exigentes sociedades gastronómicas gipuzkoanas. Y es que los calamares gigantes tienen grandes problemas para eliminar los metales pesados, por lo que se compone mayormente de amoniaco.

jueves, 14 de abril de 2016

Lastres




Empezamos el recorrido en la villa marinera de Lastres, premio Príncipe de Asturias a Pueblo Ejemplar, en el concellu de Colunga, es una de la más bellas y típicas del litoral asturiano. Situada en una colina, sus calles empedradas y sus innumerables escalinatas, se deslizan ladera abajo y se adentran hacia el mar.

Desde el mirador de San Roque, situado en la parte más alta del pueblo, se puede admirar una preciosa panorámica de la localidad, la costa oriental de Asturias, e incluso, los Picos de Europa.

En el conjunto histórico encontramos lugares con tan emblemáticos como la Iglesia de Santa María de Sábada, la Torre del Reloj, el puerto, donde las artesanas reparan ñlas redes y se subasta el pescado cada dia  con la llegada de los barcos, o el Barrio de los Balleneros. Se cuenta que con el aceite extraído de la grasa de las ballenas que se pescaban en Lastres, se alumbraron durante años las lámparas de la catedral de Oviedo.

Pero el mayor reclamo actual  para el turismo es que en Lastres se ha rodado la serie de antena 3 Dr. Mateo, protagonizada por  Gonzalo de castro Y Natalia berbeke, en la que un reputado doctor  deja  su destino en nueva York joven para ejercer de medico rural en el pueblo costero  donde veraneaba de niño. Allí se enamora de la maestra y pasa lo que pasa.


miércoles, 13 de abril de 2016

asturias de mis amores

Esta Semana santa ha caido escapadita a Asturias patria querida, Asturias de mis amores.

Tremendos cahopos estaban llamandonos desde el principado, como las sirenas que querian arrastar a Ulises a las pofundidades del abismo. Completaban el coro fritos de pixin, dulces carballones y esplandidas fabadas.

Pero no todo fue coser y yantar, que algunos dibujitos ya produjimos. Ire  poniendo algunos en este foro sin aforo.

jueves, 18 de febrero de 2016

Stavros



Un joven escritor inglés viaja a Creta para tomar posesión de una pequeña mina de lignito que ha heredado. En la zozobra del viaje conoce a Zorba, un griego montaraz, mujeriego y vitalista, que ejerce sobre él una gran influencia.
De la nada consiguen levantar una estructura para explotar la mina, pero el dia que van a inaugurarla todo el montaje se derrumba y el trabajo de un monton de meses se va al garete. La situación es desoladora, pero tras unos momentos de estupefacción, le encuentran el lado divertido al desastre y acaban riendo y bailando el sirtaki, en un canto a la vida, que celebra el éxito de haber intentado una empresa disparatada, condenada al fracaso.
La historia ocurre en una novela de 1946 de Nikos Kazantzakis, y fue llevada al cine en 1964 con Anthony Quinn en el papel de Zorba. La mina se encontraba en esta abrupta roca que cierra la  playa de Stavros en Creta, muy cerca de Chania, y en la memoria  de los viejos del lugar se conservan muchos recuerdos de aquel rodaje.


miércoles, 17 de febrero de 2016

Puerto Chania


 

 El puerto de Chania es uno de los mas pintorescos que conozco. Tiene de todo. Un faro veneciano, guardián en las oscuras noches, de los mas antiguos del mundo que aún se conservan. Sus murallas, sus antiguos arsenales, un castillo bizantino, algún viejo galeón militar, el árbol en el que fue colgado el Obispo Melquisedec Despotakis por su participación en un  levantamiento contra los turcos.

Pero lo que mas me atrajo fue la  Mezquita de los Jenízaros (del turco Yeniçeri, que significa "nuevas tropas") y que era un cuerpo del Imperio Otomano formado por unidades de infantería y compuestas por esclavos cristianos adiestrados desde niños para custodiar al Sultán. Los jenízaros  tienen su origen en el siglo XIV   y fueron abolidos ( mas bien masacrados) por el Sultán Mahmud II en 1826.

domingo, 14 de febrero de 2016

sinagoga


 

Los judíos de Chaniá rezaron sus plegarias en la Sinagoga Etz Hayyim desde su fundación en el siglo XV, hasta su clusura durante la ocupación alemana de 1941-1945.

En esa época 376 judios cretenses fueron embarcados en un barco para ser deportados a campos de concentración. La situación parecía que no podía empeorar, hasta que las tropas aliadas acudieron al rescate. El barco que los trasportaba fue bombardeado por un submarino británico y todos fueron a parar al fondo del Mediterraneo. En la sinagoga podemos ver una placa que recuerda aquel luctuoso episodio.


viernes, 12 de febrero de 2016

CHANIA


 

La ciudad de Chania se encuentra al noroeste de Creta. En la actualidad viven en ella unos 60.000 habitantes.
Su origen es antiquísimo, se remonta al tiempo de los minoicos. En esa época ya era considerada un enclave importante, como muestra el gran complejo palacial que se construyó sobre el puerto natural de Souda.

Los minoicos llamaron Cydonia a esta legendaria ciudad y Homero la cita en varias ocasiones en la Ilíada. Su historia ha estado jalonada de luchas e invasiones. Alli han dejado su impronta los griegos,  bizantinos, venecianos,  genoveses y otomanos.

 El 20 de mayo de 1941, los alemanes atacaron Creta por aire y por mar. Al cabo de 8 días de ataque y luchas feroces, los nazis lograron invadir la isla. La ciudad de Chania quedó arrasada y algunos de sus mas importantes edificios desaparecieron para siempre. Pero sus habitantes mantuvieron una feroz resistencia a la ocupación alemana, durante aquellos difíciles años.

jueves, 21 de enero de 2016

Frangokastello


 

Frangokastello es un pequeño pueblo con algunas tabernas dispersas, situado al sureste de la prefectura de Chania y a 12 km de Sfakia.
Junto a la hermosa playa de Frangokastello se levanta  un antiguo castillo de forma rectangular, tosco y desafiante. Fue construido por los venecianos en el año 1374 para defenderse de los piratas y controlar a los rebeldes Sfakiotas, que se consideran los mas cretenses de todo Creta. Su construcción enfureció a los montaraces lugareños, que noche tras noche destruían lo construido por la mañana.
El nombre del castillo tampoco agradó de los Sfakiotas quienes se negaban a utilizar el nombre impuesto por los venecianos “el castillo de San Nikitas”, llamándolo despectivamente “el Frangokastello”, palabra derivada de “el castillo de los francos o castillo de los católicos extranjeros”.
Esta fortificación ha sufrido numerosas batallas. La más sangrienta fue tambien la mas emblemática para los cretenses. Ocurrióe el 17 de mayo de 1828 entre la resistencia cretense y el ejército Otomano. El independentista Hadzi Michalis se refugió en Frangokastello con unos 300 seguidores. Durante una semana resistió el asedio de 8000 turcos al mando de Mustafá Naiili Pachá. Finalmente cayó la fortale3za y Michalis y los suyos fueron masacrados.
Sin embargo no murieron del todo, ya que, según cuenta la leyenda, los caídos en la batalla resucitan cada año, la noche del 17 de mayo, al alba antes de que salga el primer rayo de sol para continuar el combate. Durante  la 2ª Guerra Mundial, esta tropa fastasmal se apareció ante una guarnición de soldados alemanes que incluso llegaron a abrir fuego.
No sé si Iker Jimenez podría certificar esta aparición, pero es innegable que el lugar encierra un cierto ambiente extraño y fantasmal, que se acentúa al caer la noche cuando se encienden  las luces del castillo y suinterior queda despoblado.

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes