viernes, 10 de enero de 2014

Teobaldico

Uno de los lugares mas impresionantes de Estella es la iglesia de San Pedro de la Rua contruida al pie del antiguo castillo. Sus almenas furon testigas del luctuoso fin de Teobaldico, el niño heredero de la corona de navarra, llamado a convertirse en Teobaldo III.

Corria el año 1274, cuando el infante Teobaldo, único hijo varón de Enrique I el Gordo, se deslizó de los brazos de su cuidador, asomado a la galería del castillo, muriendo despeñado en el acto, el pobre Teobaldico en su mas tierna infancia. Su cuidador se arrojó detrás entre desolado por su torpeza y acojonado por las previsibles consecuencias. Este suceso cambiaria el rumbo de la histori, ya que con su fallecimiento dese extinguió la sucesión masculina de la dinastía de Champaña, dando paso a la unión de las coronas de Navarra y Francia.

García de Eugui, obispo de Bayona y confesor de Carlos III el Noble, lo relata así en su Chronica: «En vida deste rey don Enrich, don Tibalt su fijo era chico e su ayo teníalo en braços en la peynna del castillo mayor d'Estella e adelantólo en la peynna por tomar un esquirol e cayó el moçuelo de la peynna a juso, et el ayo lexóse caer faga del; et assi murieron los dos»

miércoles, 8 de enero de 2014

La Rua de Estella






Se entra a estella por la Rua, y casi lo primero que se encuentra es el albergue de peregrinos. Esta calle está asentada sobre la judería medieval, ya que aqui se localizaban las curtidurías y diferentes negocios de los hebreos, comunidad que llegó a ser muy importante en Estella, en aquellos tiempos en que había una fructífera convivencia de distintas culturas. Hubo por aquí incluso un sinagoga mas tarde trasformada en la iglesia de Todos los Santos.

También es la Rua se encuentra el palacio renacentista de los Echávarri, del siglo XVII, que hoy alberga el Museo de la Historia del Carlismo, y la Casa de Cultura Fray Diego de Estella, palacio plateresco del siglo XVI construido por la familia de este ilustre franciscano, acaso converso, una especie de autor de best sellers medieval, ya que sus tratados sobre ascética y mística fueron  traducidos a numerosos idiomas.

La rua desemboca en la plaza de San Martín, cuyo centro ocupa la fuente de los Chorros, del siglo XVI, una de las pocas renacentistas que se conservan en Navarra, Alli se levantan el antiguo ayuntamiento (actualmente ocupado por los Juzgados de Estella y ubicado en el solar donde anteriormente estuvo la iglesia de San Martín), con una bella fachada barroca del, y a su lado, un singular edificio que muestra un bello conjunto de puerta y ventana de arco apuntado, procedentes de un antiguo convento y reutilizados en el siglo XX.

En otra esquina de la plaza, el palacio de los Reyes de Navarra, actual museo de Ramiro de Maeztu, única construcción románica civil que se conserva en Euskal Herria, del último tercio del siglo XII. El mas celebre de sus capiteles representa la lucha de Roldán, paladín de Carlomagno,,y  Ferragut, gigante morisco descendiente de la estirpe de Goliat. El capitel recoge el momento en el que el héroe carolingio vence al coloso musulmán al atacarle en su único punto débil, el ombligo.

Otro capitel recoge dos edificantes escenas sin conexión entre sí. En la parte izquierda, se representa la Fabula del burro tañendo el arpa,  que escucha embelesado un león sentado sobre sus cuartos traseros. En la derecha, aparecen dos avaros c
aminando hacia su castigo cogidos por un cepo. De sus cuellos cuelgan bolsas del dinero. A su lado, unos condenados son cocinados en una caldera vigilada por cuatro diablos gourmets.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Villatuerta




Caminando, caminando, llega el peregrino hasta Villatuerta, denominada Villa torta por los romanos, que ya transitaron estas mismas calles. El nombre no resaltaba la falta de un ojo, ni celebraba un sopapo, sino que referia  lo tortuoso del trazado urbano.

 En el año 1032 Villatuerta asiste al nacimiento del que luego sería san Veremundo, abad  de Irache. Cuentan, y yo lo creo, que en cierta ocasión Veremundo recibió a un grupo de peregrinos que había llegado al monasterio. Siendo el santo tan hospitalario como curioso, les preguntó de dónde venían y qué habían visto por el camino. Pero estos peregrinos se quedaron mudos, sin saber qué contestar, ya que no se habían fijado en nada de lo que habían visto. El de Villatuerta, dolido por tanta indiferencia hacia las maravillas que Dios había dispuesto a lo largo del camino, y de paso aprovechando para hacer un juego de palabras con su propio nombre, exclamó furioso "¡Veré mundo!" Al punto, los peregrinos se convirtieron en molinos de viento, condenados a girar contínuamente sin llegar a ningún sitio y no cambiar de punto de vista. Al menos consiguieron cierta utilidad y durante años molieron el trigo y el maiz, prestando un buen servicio a la comunidad.  Asi las gastaba san Veremundo. Tenia esa capacidad para obrar grandes prodigios, pero a veces se le iba un poco la olla, y tenia estas salidas de tono, que traian de cabeza a la congregación.  

Yo, por si acaso, tomo buena nota de cuanto veo y hago estos bocetos para mantener los detalles frescos en la memoria, por si alguien pregunta.

martes, 3 de diciembre de 2013

Rio Salado



El “Codex Calixtinus” (1139), auténtica de guía de peregrinos medieval, obra de Aymeric Picaud, hace una curiosa advertencia a los caminantes que atraviesan el rio Salado por el puente del Molino, entre Cirauqui y Lorca.  Dice asi el  célebre Códice Calixtino “¡Cuidado con beber en él, ni tú ni tu caballo, pues es un río mortífero!”. Añade que preguntaron a unos navarros que había allí esperando, si podían abrevar los animales y les dijeron que sí “por lo que les dimos a beber a nuestros caballos, que al punto murieron dos, que los navarros desollaron allí mismo”.

Parece que los paisanos aguardaban en el puente al paso de los peregrinos, ocultando que las aguas de este rio están repletas de sales por lo que no son aptas para el consumo. Cuando los animales bebían de sus aguas salobres, al poco caian muertos y los taimados las destripaban y organizaban un festin a costa de los atribulados peregrinos, que debían continuar el camino a pie. Si no saben aguantar una broma que se vayan del pueblo, diría Gila.

Este relato debe ser admitido con cautela, ya que Aymeric sentía por los navarros una evidente animadversión y tiende a retratarlos como bestias embrutecidas y despiadadas, con un sentido del humor de pésimo gusto.  

lunes, 2 de diciembre de 2013

Cirauqui

La localidad de Cirauqui destila abolengo en todas sus calles, abundante en casa blasonadas y torres defensivas de sólido sillar.

El Camino sale del pueblo sobre un tramo muy bien conservado de la calzada romana original, perteneciente a la Via que unia Burdeos con Astorga, que es desde los tiempos del Imperio una de las principales vías de comunicación de la cornisa cantábrica y sobre la que los reyes navarros levantarían el camino bajomedieval.

La via romana enlaza con un puente que atraviesa la autovía Pamplona-Logroño. Asi pasamos en unos metros de las calzadas del siglo I a las autopistas del siglo XXI. Tempora mutantur et nos mutamur in illis.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Mañeru



Llego a Mañeru cuando están despuntando las primeras luces del alba. Busco un sitio para desayunar y no lo encuentro. Debo conformarme con un trago de agua en la fuente. En una de las fachadas la silueta en forja de un peregrino me indica en camino a seguir y lo sigo.

Que nadie espere mucha infraestructura en Mañeru. Es un pueblo pequeño, con una población de 382 habitantes.  Antiguamente la población se media en "fuegos", que supongo que aquivalia a una familia, o un hogar habitado. El número de gente que se calentaba en el  mismo fuego. A cada fuego le correspondía  aproximadamente 4,5 habitantes.  Asi sabemos que la población no ha variado demasiado desde la Edad Media, ya  que en el año 1533 había 70 fuegos (315 habitantes), y actualmente vive un repunte en su población gracias a la construcción de  nuevas urbanizaciones y nuevas vias de comunicación, que le supone 382 habitamntes

La única pena es que los datos demográficos hayan dejado de medirse en fuegos, para cuantificarlos en una magnitud tan anodina e ignífuga como el número de vecinos.

jueves, 21 de noviembre de 2013

el puente de la reina



Pero si algo destacable  tiene Puente la Reina es el  puente de la reina, valga la redundancia, uno de los ejemplos de románico civil más señoriales de la ruta jacobea. En él confluyen el camino artagonés y el francés.

Sobrio y elegante, tiene 110 metros de largo y cuenta con 7 arcos de medio punto, el más oriental bajo tierra. Entre los arcos se abren unos arquillos, a modo de respiraderos, que aligeran la estructura y permiten que discurra el agua cuando el Arga baja crecido.
Fue levantado en el siglo XI, al parecer, por iniciativa de doña Mayor, esposa de Sancho III de Navarra, o doña Estefanía, mujer de García Nájera, o alguna de aquellas reinas navarras, que ceñían enjoyadas coronas sobre sus rubias cabelleras, pero para comer el cuto asado se apañaban mejor con las manicas que con la cuberteria de plata.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Puentelareina


En Puente la Reina, villa medieval fundada en el siglo XII por Alfonso I el Batallador, se funden las dos vías principales del Camino de Santiago, la francesa y la aragonesa, según se venga de Orreaga/Roncesvalles o de Somport.
Es uno de los mas estrategicos enclaves compostelanos y un claro ejemplo de "pueblo-calle" longitudinal, surgido arropando de la ruta jacobea. La estrecha rúa Mayor coincide con el trazado del camino y a sus lados apenas un par de calles secundarias por aquello de que algo tenia que haber detrás de las casas.

A lo largo de la calle mayor descubriremos joyas arquitectónicas como las iglesias del Crucifico, Santiago y San Pedro, cada una con su cosa.

La iglesia del Crucifijo está presidida por una insólita cruz de madera en forma de "Y". Según cuentan, fue donada en el siglo XV  por unos peregrinos alemanes que la trajeron a cuestas desde las lejanas montañas germánicas.
En  la iglesia de Santiago, destaca la talla policromada de Santiago apóstol, denominado "beltza" no sé si por su por su tez morena, o porque está un poco sucia por el implacable paso del tiempo, que todo oscurece.


Todo lo contrario le ocurria a la imagen de la Virgen del Puy o del Txori,  que se guarda en la parroquia de San Pedro. De ella  cuenta la leyenda que era visitada a diario por un pajarillo (de ahí el nombre) que le quitaba las telarañas con sus alas y le lavaba la cara con su pico después de recoger agua del Arga y la dejaba reluciente como una patena, que daba gloria verla.

jueves, 24 de octubre de 2013

misterio de Obanos


Nos cuenta la leyenda medieval que el joven duque francés San Guillén había emprendido junto a su hermana Santa Felicia peregrinación desde su Aquitania natal hacia Santiago. A su paso por Obanos, ella decidió quedarse para entregar su vida ayudando a los pobres y a los peregrinos que atravesaban esas tierras. Noble propósito, que sin embargo a su hemano le pareció un despropósito. Celoso y cegado por la ira, Guillén, que en aquella epoca estaba aun muy distante de la santidad,  trató de arrancar a su hermana de ese lugar. No consiguió convencerla y, en un arranque de furia, hundió su puñal en el pecho infeliz de Felicia, dándole muerte.
 
El duque, se sumió en la tristeza y el arrepentimiento por su criminal arrebato. A buenas horas. Tras haber completado el Camino de Santiago llorando su pena, se recluyó en la ermita de Arnotegui, próxima a Obanos, y asumió la como propia la tarea de asistir a los peregrinos, que con tanto ahinco había emprendido ella y con tanto ensañamiento había combatido él.

La historia se convirtió en un auténtico auto sacramental en 1965 bajo la tutela del cura de Obanos, Don Santos Beguiristáin. Esta representación dramática ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. "El Misterio de Obanos" se escenifica cada dos años en el mes de julio en la Plaza de los Fueros, y cuenta con la intervención de más de 600 personas del pueblo. Aunque el coste de tan faronica producción se ha visto afectado por la crisis, y  parece que no lo van a volver a representar hasta que no cuenten con una holgada financiación.


martes, 22 de octubre de 2013

Obanos



El siguiente pueblo en el camino es Obanos. Villa de señorio, en el siglo XIII se erigió como estandarte contra el abuso de la monarquia, ya que fue la sede de la Junta de los Infanzones, que agrupaba a gran parte de los nobles navarros, además de labradores, clérigo e hidalgos, y  reivindicaba el derecho y la justicia frente a los excesos  de la corona.

La Junta era una institución independiente y fuera del estamento oficial. Sus cargos se elegían democaraticamente y eran nombrados independientemente de la jurisdicción del Rey, al que presentaban sus exigencias. En ocasiones sufrieron destierros, excomuniones y hasta ejecuciones por lo que a menudo hubieron de actuar desde la clandestinidad, los Infanzones estos.

Su lema, que ha superado los embates del tiempo,  era "Pro libertate patria, gens libera state" . Por la libertad de la patria, estad alerta, la gente libre, podríamos traducirla. Creo que posteriormente ha sido adoptado por alguna logia masónica o algún grupúsculo mas o menos marciano.


lunes, 21 de octubre de 2013

Eunate


Merece la pena desviarse  del Camino oficial un par del kilometrospara acercarse a la iglesia románica de Santa Maria de Eunate, una de las mas sugerentes de toda la ruta. Se alza sollitaria e imponente a la luz del crepusculo,  con su singular estructura octogonal y simétrica.
 Rodeada  por una arquería aislada y exenta. Unica, sin otros antecedentes constructivos, se compone de 33 arcos, que en la toponimia euskaldun de Eunate se convirtieron en cien puertas.
Su origen esta salpicado de misterio, pero se cree que fue levantada por los templarios en el siglo XII, a imagen de la iglesia  del Santo Sepulcro de Jerusalén. Aunque en realidad el modelo que siguen todas las iglesias octogonales  de occidente es la iglesia de la Cúpula de la Roca, también en Jerusalén y de origen musulmán. Construida entre los años 687- 691, por orden del califa Abb-el-Malik, fue donada en 1118 por Balduino, rey de Jerusalén, a la Orden de los Caballeros del Templo. Por lo demás,  resulta un hecho probado que en la Europa cristiana, la mayoría de las construcciones con planta octogonal eran de origen templario.
La planta octogonal de Eunate obedece a una interpretación medieval del cosmos que se conoce como” El Universo según Juan Escoto Eriurgena” que entronca con las Melodia de las Esferas Celestes, inspiradas en Pitagoras, pero también en Tolomeo, Plinio y Eratostenes. La tecnica constructiva de Eunate esta claramente impregnada de conocimientos matemáticos y astronómicos adquiridos mucho tiempo atras, a través de sus antecesores árabes, romanos y griegos. Era una gente muy lista la que levantó este templo.
Como en otras iglesias románicas los capiteles y las arquivoltas están repletas de criaturas monstruosa, enigmáticas y amenazantes, que nos envían desasosegantes mensajes. La penumbra del interior es sobrecogedora y cada una de sus piedras de sillería traspira una extraña espiritualidad.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Palacio de Muruzabal


Paso Uterga y llego a Muruzabal. Alli me detengo a dibujar la Bodega de Palacio de Muruzabal, instalada en un palacio de cabo de armería de finales del silglo XVI.

 Una antigua prensa de mano preside el edificio. Dentro, una colección de aperos de labranza se dispone en torno al zaguan de cantos rodados, y un pozo de piedra que ocupa el centro del patio abastece de agua a sus moradores desde tiempo inmemorial.

 La producción enológica es atendida con mimo por la misma familia, los Pérez de Rada, desde hace mas de tres siglos, cuando las casas señoriales elaboraban vino para su consumo y comercializaban el excedente. Actualmente esta cava pequeña y artesanal cultiva 30 hectareas de viñedos y produce vinos honestos, como el blanco chardonnay fermentado en barrica.

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.

En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.

Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.

Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.

Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.

En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.

Con similar menosprecio a la verdad yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.

Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.

Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes