jueves, 20 de noviembre de 2014

muay thai


 
El boxeo tailandes o muay thay causa autentico furor entre los nativos. Aunque los mejores combates se realizan en el estadio Lumpini de Bangkok, practicamente en todos los pueblos se organizan peleas de menor nivel. 
 
El espectáculo comienza con una danza ritual, en la que los combatientes escenifican su mutuo respeto durante unos largos minutos, hasta que suena la campana. Empieza la hora de los mamporros. Se cruzan las apuestas y el público enloquece, mientras los luchadores lanzan todas sus extremidades contra el adversario, hasta que uno de los dos muerde la lona. O una de las dos, porque también abundan las luchadoras femeninas en este arte marcial.

La historia se remonta a siglos de antigüedad. Se tienen registros de combates de Muay Thai desde hace 700 años, pero se cree que los orígenes de este arte marcial se remontan a hace 2000. Según la leyenda, el Muay Thai ayudó a proteger la independencia del país contra los invasores extranjeros. Desde el siglo XIII los guerreros eran formados por monjes especializados en el combate cuerpo a cuerpo.

Hoy en día se han fijado reglas. Ya no se trata solo de sacudir al contario. Los combates constan de un máximo de cinco asaltos de tres minutos, separados por descansos de dos minutos, y se permite golpear con puños, rodillas, pies y codos.



 


martes, 18 de noviembre de 2014

chiang mai




Seguimos nuestro camino hacia el norte y recalamos en Chiang Mai, situada a unos 700 km de Bangkok. Esta ciudad, también conocida como La Rosa del Norte, es la ciudad más visitada de esa parte de Tailandia, gracias a su nivel cultural y la naturaleza de sus alrededores.
 
El Rey Mengrai, fundador de la ciudad en 1296, construyó un foso rectangular  y un muro alrededor para protegerla contra las incursiones de los birmanos. Este muro sigue existiendo y delimita el casco antiguo de la ciudad, donde uno se encuentra un clima mágico formado por muy diversas culturas. Aunque hay muchos hoteles y mucho extranjero en esta zona, no da la sensación de ser un sitio volcado al turismo. Mantiene un ambiente atractivo y sosegado, y muchos guiris se quedan largas temporadas en Chiang Mai. Yo mismo habría alargado mi estancia en la ciudad si no hubiese sentido la irresistible llamada de la jungla.






viernes, 14 de noviembre de 2014

Festival de Loi Krathong


 


Se conoce como Loi Krathong a uno de los festivales mas pintorescos de Tailandia, que se celebra en la Luna Llena del duodécimo mes lunar, generalmente mediados de noviembre, por estas fechas, vamos.  Si bien actualmente se ha extendido por  todo el país, son particularmente conocidos por su vistosidad y su antigüedad los que se organizan en medio de las ruinas del parque histórico de Sukhothai.

Bajo la luna llena la gente pone a flotar en los estanques o los ríos miles de barquitas hechas con corteza de platanero, llevando flores incienso, monedas, pequeñas ofrendas, y sobre todo velas encendidas, que simbolizan las cosas de las que uno quiere desprenderse.

Aunque se habla del probable origen bramanico de la tradición, la leyenda quiere que fuera Noppamas, concubina del rey Loethai de Sukhotai la primera en dejar flotar sobre el río su barquichuela iluminada en honor y agradecimiento a la diosa del agua Phra Mae Khongkha, durante una de las travesías nocturnas del río del rey.

jueves, 13 de noviembre de 2014

la vieja Shukotai




La nueva Sukhotai es una ciudad pequeña, desorganizada y sin mucho atractivo, pero la ciudad vieja, situada a unos 12 kilometros de la anterior, atesora uno de los  complejos históricos mas interesantes de Tailandia, con gran cantidad de templos y en un estado de conservación impecable, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Para visitarlo, lo mejor es alquilarse una bici para todo el dia, y recorrer las bucólicas ruinas con tranquilidad, en plan verano azul.

Aunque no penseis que aquello es un camino de rosas. Nosotros llegamos de madrugada antes de que amaneciera y oiamos a perros salvajes aullando entre la maleza, acechando a ver si alguien se separaba del grupo

martes, 11 de noviembre de 2014

Sukhothai




Sukhothai es hoy en día un pequeño pueblo del centro de Tailandia con unos 40 mil habitantes, pero hubo una época, hace unos 800 años, en la que Sukhothai fue la capital del gran imperio de Siam. El Reino de Sukhothai existió de 1238 hasta el 1438 d.C., cuando fue absorbido por el de Ayuthaya, el otro gran reino tailandés.

Así pues el Reino de Sukhothai fue el primer gran reino de lo que se conoce hoy como Tailandia. Entre los reyes que gobernaron el imperio de Sukhothai destaca el tercero, como el sol entre los astros menores, el Rey Ramkamhaeng. Fue el creador del alfabeto tailandés que ha pervivido hasta nuestros dias, proclamó leyes civiles, estableció relaciones diplomaticas con China y los reinos vecinos, y estableció el budismo theravada como la religión del reino.

Se dice que Ramkhamhaeng fue un gran líder, sabio y benevolo, generoso mecenas, y diplomático sagaz. No obstante, no hemos de olvidar que practicamente todo lo que sabemos de él viene de una inscripción en piedra que él mismo mandó esculpir. Y a lo mejor era mas dado a tallar en la piedra sus virtudes que sus defectos, que alguno ya tendria.

lunes, 13 de octubre de 2014

estupa



En el conjunto de Wat Pro hay una gran estupa dorada.  Al parecer, en su interior se conserva un pelo de Buda. Y si acaso considerais que es una reliquia de escasa enjundia, debo recordaros que Buda no se hizo famoso precisamente por su exuberancia capilar, que era mas calvo que Koyak.



jueves, 9 de octubre de 2014

rio Chao Phraya


El rio Chao Phraya fluye desde la región montañosa del norte del país hasta el golfo de Tailandia, con tal puntería, que pasa por el centro de Bangkok dividiendolo en dos. A pesar de ser la gran arteria de la ciudad es apenas visible desde tierra. No hay ningún paseo que discurra por la orilla, las ribertas están ocupadas por edificios construidos sobre el cauce y los puentes son escasos y distantes. Un dia me  asomé a uno de los embarcaderos a ver el lento discurrir de las aguas, y reparé en otro embarcadero que habia unos metros mas alla, y decidí acercarme porque tenia un bar terraza colgando sobre el rio. Bueno,  pues para llegar, tuve que retroceder hacia el centro de la ciudad y coger un callejón escondido mucho mas alla y  tarde casi media hora en acceder a al dichoso bar. Que todo hay que decirlo, era muy agradable.

Por eso lo mejor para conocer el rio y disfrutar de las vistas privilegiadas que depara, es coger un barco, a elegir entre la variada oferta de trasporte fluvial que se oferta, desde humildes juncos a hasta embarcaciones de lujo para turistas con posibles.


lunes, 6 de octubre de 2014

jim thomsom



La casa de Jim Thompson fue la residencia oficial del americano más famoso de Tailandia, y la sede de su emporio de exportación de seda. Hoy es uno de los museos mas visitados de Bangkok
Jim Thompson  nació en 1906 en Delaware. Tras licenciarse como arquitecto, se alistó en el servicio de inteligencia del  ejercito estadounidense durante la segunda Guerra Mundial.  Fue requerido  para colaborar en la operación de la liberación de Tailandia, pero cuando llegó ya se habia acabado la guerra.

Aprovechando que ya había hecho el viaje, decidió establecerse allí. Su visión emprendedora le llevó a crear una empresa para comercializar seda tailandesa. Pronto sus exquisitos tejidos consiguieron  renombre mundial.
En marzo de 1967, durante un viaje por Malasia, Jim Thompson desapareció en extrañas circunstancias, y nunca volvió a saberse nada de el.  Hay quien dice que fue asesinado por las mafias locales, otros dicen que se lo comió un tigre devora hombres. No falta quien asegura haberlo visto huyendo en un helicóptero. Hay también rumores que apuntan a posibles lazos con el Triángulo del Oro y los Señores de la droga birmanos. Para aumentar el misterio, su hermana fue asesinada un año mas tarde en Nueva York.
La casa de Jim Thompson se conserva tal como la dejó. El complejo está compuesto por  seis casas tradicionales de mas de dos siglos de antigüedad, llevadas desde otras provincias de Tailandia. Transportarlas no fue ningún problema ya que antiguamente construían las casas sin clavos para poder desarmarlas con facilidad.
Muy respetuoso con las costumbres tailandesas, Thompson construyó su casa sobre pilares elevados para evitar las inundaciones. Utilizó como protección la tradicional  pintura roja y las tejas fueron cocidas en Ayudhaya según métodos ancestrales. Incluso consultó con los chamanes la fecha propicia para trasladarse a la vivienda.

 


viernes, 3 de octubre de 2014

parejas felices


En zonas de playa como Phuket o Pattaya o en locales nocturnos de Bangkok  es frecuente encontar  extranjeros varones,  europeos o americanos, entrados en años, acompañados de chicas tailandesas jóvenes y bonitas y vestidas con muy poca ropa, debido al calor.

Me enternece ver a estas parejas, tan bien avenidas, a pesar de la diferencia de edad y de cultura. Pienso que quizas ella sea  la nieta, nacida de un matrimonio interracial, que cuida con entrega y abnegación del abuelo enfermo, ayudándole a encarar el postoperatorio para laringetomizados.
O quizás sean una pareja como tantas otras ¿Por qué no? donde el amor desinteresado ha surgido, en el otoño de la vida de uno y en la primavera de la otra, venciendo todas las adversidades que imponen las costumbres  rancias y los convencionalismos caducos.
Resulta conmovedor comprobar, en rincones tan remotos del planeta, como triunfa el amor verdadero, alzandose entre las brasas de una pasión contracorriente, superando las barreras de la edad,  la raza y la religión.
 
 

miércoles, 24 de septiembre de 2014

tuc-tuc

La mejor manera de desplazarse por  Bangkok es el tuc-tuc, una especie de isocarro o motocicleta con 3 ruedas, adaptada para llevar pasajeros, y bastante destartalada casi siempre.
 
Viajar en tuc-tuc suele ser una aventura trepidante, no apta para abuelas del IMSERSO ni para pusilánimes: los conductores van como locos, se cuelan entre los coches, salvan los atascos haciendo temerarios adelantamientos, y parece que van a volcar en cada curva.

A menudo lucen una decoración colorista y extravagante, mezclando a Buda con el pato Donald.

Y encima son baratos, aunque conviene siempre negociar el precio de antemano, y asegurarse de que no te van a llevar a visitar la tienda de algun primo suyo que casualmente pilla de camino.


lunes, 22 de septiembre de 2014

monzones


Llegamos en epoca de monzones. El calor era húmedo y pegajoso. Afortunadamente cada dia, en las primeras horas de la tarde, caia una tormenta que limpiaba el ambiente y dejaba en el aire ese olor a tierra mojada, que parecía venir directamente de los recuerdos de la infancia. Durante esos ratos de lluvia tropical, Bangkok  se paralizaba y todo alquiria un tono irreal y deslavazado


jueves, 18 de septiembre de 2014

WAT PHO





Muy cerca del Buda esmeralda se encuentra el Wat Pho, templo especialmente conocido por albergar en su interior al gran Buda Reclinado que, con sus 46 metros de largo y 15 metros de altura, es la estatua de Buda más grande de Tailandia.

Toda la estatua está recubierta de pan de oro.El Buda Tumbado ocupa por completo el templo que lo aloja y su cogote roza el artesonado del techo. Apenas queda un poco de espacio para los pasillos que lo rodean.

La planta del pie, de 4 metros y medio de anchura, tiene tallados en nácar los 108 signos que permiten reconocer a un Buda según lo ves venir.













 


 

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes