miércoles, 28 de marzo de 2018

A casa dos cactos


En Vilanova nos alojamos en la casa dos cactos, una casa con piscina en una zona tranquila, a la entrada del pueblo. Los anfitriones sienten un gran cariño por loa anilmales, a juzgar por el zoo que tiene montado en casa: dos perros, varios gatos, un par de tortugas, y aves diversas, entre las que destaca Ruca, un loro con un colorido exhuberante, como de un cuadro de Gaugin, y una locuacidad incontrolable, como de un personaje de Tarantino.

viernes, 23 de marzo de 2018

Vilanova de Milfontes



Pasamos unos cuantos días en Vilanova de Milfontes, uno de los pueblos mas agraciados de la costa alentejana, en la desembocadura del rio Mira. Mira tu que bien.

martes, 16 de enero de 2018

Ocedeixe



Odeceixe se encuentra situado justo en la frontera entre Alentejo y Algarve, una zona de gran belleza natural en el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina. Este pequeño pueblo atrajo en los años 70 a hippies y amantes de la vida natural cuando Odeceixe todavía era un terreno virgen para el turismo. 
Su playa, en la desembocadura al mar del  río Seixe, pasa por ser una de las mas espectaculares de Portugal. Hasta allí llega serpenteando el rio, que en su ultimo meandro alberga dos arenales bien diferenciados: uno exterior, a mar abierto, de olas bravas y corrientes revueltas, y otro interior en la ria, de ambiente familiar y aguas dulces y remansadas. Ahí ya cada uno elige, según sus preferencias, aunque ni decir tiene que el aventurero optó por enfrentarse al oleaje atlántico.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Odemira





Aunque su término municipal es muy amplio, el casco urbano de Odemira se situa sobre un pequeño monte en anfiteatro. Desde el alto donde otrora hubiera un catillo, el entramado de casas muy blancas desciende hacia el río Mira, que nace en el interior de la Sierra del Caldeirão y que, a partir de aquí es navegable hasta su desembocadura, en Vila Nova de Milfontes.

Mientras recorriamos el pueblo  nos cruzamos con un nativo que se paseaba con un carrito lleno de tarrias con espejo retrovisor y hablaba consigo mismo de asuntos cuya trascendencia no me atrevo a valorar.

En uno de los jardines de la villa, me llamó la atención una estatua en honor al boticario Damiano, una de las personalidades mas curiosas del municipio que en el s. XV escribió un tratado para enseñar a jugar al ajedrez.  Fue el creador de algunas jugadas, como el "Gambito de Damiano" y la defensa de Damiano o Portuguesa, hoy en dia sobradamente refutada, pero en la que aun recaemos algunos ajedrecistas pardillos. dibujatolrato@googlegroups.com [quitar]
 

martes, 5 de diciembre de 2017

Ilha do pesegueiro








A unos 250 metros, ya en el mar frente a Porto Covo, se avista la isla abandonada de Pessegueiro, fuente de inspiración para los más poéticos. Allí se encontrarán huellas de la ocupación cartaginesa durante el s.III a.C. y de la ocupación romana, especialmente tanques de salazón de pescado, pero la tradición y el imaginario nos hablan de un refugio de piratas a lo largo de los siglos.

martes, 28 de noviembre de 2017

Dale al Porto Covo

 Roendo uma laranja na falésia
Olhando o mundo azul à minha frente,
Ouvindo um rouxinol nas redondezas,
No calmo improviso do poente


Em baixo fogos trémulos nas tendas
Ao largo as águas brilham como prata
E a brisa vai contando velhas lendas
De portos e baías de piratas


Havia um pessegueiro na ilha
Plantado por um Vizir de Odemira
Que dizem que por amor se matou novo
Aqui, no lugar de Porto Côvo.


 Rui Veloso




Porto Covo ha incrementado su popularidad a lo largo de los años gracias a una canción del músico portugués Rui Veloso que describe sus días de esplendor en las 'olas que brillan como agua'.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Porto Covo




Porto Covo es una freguesia del Concelho de Sines, en la Costa Vicentina de Portugal. Siempre ha sido un pueblo de pescadores y hoy en dia sigue conservando ese aire marinero, a pesar del desembarco del turismo.

 Fue reconstruida después del terremoto de 1755 por el Marqués de Pombal, que tuvo la feliz idea de limitar la altura de las casas a una altura, dos como mucho. Gracias a esta ocurrencia pombalina, y al buen cuidado de los vecinos, el pueblo presenta una de las estampas mas pintorescas del suroeste portugués. 

Casas encaladas con un blanco inmaculado, con sus zócalos de azul añil y sus tejas de barro componen un conjunto urbano muy consecuente y agradable a los sentidos. 

A todo ello hay que añadir que la calle principal esta repleta de unas marisquerías de agárrate y no te menees.
 

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes