lunes, 4 de mayo de 2015

Porte d'Espagne



Lo mismo que Porte de France debe su nombre a la orientación hacia Francia, la Porte d'Espagne marca su orientación hacia España al sur y da acceso a un barrio dppoblado desde antiguo por comerciantes y artesanos .  Los peregrinos que se dirigían a Santiago atravesaban  las murallas por esta puerta y entraban a este barrio de Donibane Garazi, la ultima etapa en territorio frances.

Antes de crearse el Camino de Santiago por aquí pasaba la vía romana que iba desde Burdeos hasta Astorga.

jueves, 30 de abril de 2015

murallas


 
Desde su fundación a finales del siglo XII, por orden del rey de Navarra, Saint Jean Pied de Port se convierte en la ciudad-clave del reino, de las tierras de la vertiente Norte de los Pirineos. Su estrategica situación al pie de los Puertos, como su nombre indica, la convirtió en un plaza codiciada. De ahí que garantizara su  seguridad con una robusta muralla, que ha llegado intacta hasta nuestros días.






Estas murallas se pueden recorrer en la actualidad por un bucólico Camino de Ronda, que deja  al vista huertas y fachadas traseras de cuidada fabrica.




miércoles, 29 de abril de 2015

tipycal sketchcrowler

Esta sketchcrowler rubia, eupneica y normocoloreada, vino a Donibane a scrachcrowlear sus cuadernos.
Aqui podemos verla concentrada en sus bocetos en la tipica actitud sketchcrowleadora


 
y este es la taberna Xilintxa, donde los sketchcrowlers nos juntabamos para compartir nuestras cosas
 
 
 
 

martes, 28 de abril de 2015

DONIBANE



Me he ido un par de dias a Donibane Garazi , o Saint-Jean-Pied-de-Port, con la sana intención de dibujar con los amiguetes del  Euskalherria's sketchcrawl.

Donibane se encuentra  en Iparralde, o en los Pirineos Orientales, o en la  Baja Navarra, alla los gustos de cada cual. El pueblo se ha desarrollado en torno a un  colina coronada por la Ciudadela, y sus barrios mas bajos son regados por  el río Nive o Errobia y su afluente el río Laurhibar.
 
 


sábado, 18 de abril de 2015

Ava



El otro dia fuimos a Plentzia, a comer a casa de un amigo que en sus ratos libres se dedica a restaurar botes. Y resulta que estaban reparando uno en el que se habia montado Ava Gardner en sus correrias por el Urdaibai

La historia se desarrolló en la isla  de Txatxarramendi donde la familia Gandarias instaló un lujoso balneario. Los Gandarias tambien eran promotores de los Ferrocarriles Vascongados y promovieron la ampliación del linea ferrea desde Gernika hasta Pedernales para conectar mejor Txatxarramendi. Por sus instalaciones turísticas pasaron las figuras mas rutilantes de la primera mitad del siglo XX. Al parecer,  Pedro Gandarias, nieto del patriarca Pedro Pascual Gandarias  y propietario de la isla, pasó mas de una velada en la turbulenta compañía de Ava Gardner. Para camelarsela la llevaba a pescar bonito del norte en su suntuoso yate y, para llegar a ese yate, el animal mas bello del mundo-como fue calificada por Louis B. Mayer-  debía embarcar su figura felina en este humilde bote.




martes, 14 de abril de 2015

por la ria de Gernika


 

Antes de ir al Bosque Beresi, hicimos una caminata por la reserva de la biosfera, desde Gernika hasta san Kristobal, recorriendo las marismas del Urdaibai y el antiguo camino juradero.

 A la vuelta, recompensa en un tempo gastrónomico de larga solera: el Boliña Zaharra junto a la estación de tren de Gernika. Unas octogenarias injubilables llenaron nuestra mesa de tradicionales perolos. Comida de fundamento en generosas raciones. Suculenta la sopa de pescado. El arroz con leche antológico.

 
 
 
 
 

domingo, 12 de abril de 2015

bosque beresi





Otra cosa interesante que he hecho esta semana santa ha sido visitar el bosque Beresi, en el Urdaibai, donde el artista multidisciplinar Rober Garay genera intervenciones ultraefimeras en un medio natural en apariencia caotica, mas próximo a la consecución del  sustrato que a la reestructuracion del concepto. O al menos eso me pareció entenderle.
Con ésta "reordenación de los materiales del bosque" Garay nos aporta una mirada distinta sobre el entorno arbóreo. Un espacio fisico natural en el que casi podría afirmarse que las obras ya estaban ahí, destinadas a desaparecer de manera orgánica, natural, reintegrándose en el bosque del que han surgido y del que siempre formaron parte.
Para muestra el nido humano. Muy recomendable. Organiza las visitas el centro de la Biodiversidad de torre Madariaga.
 
 


jueves, 9 de abril de 2015

Espejos en el Callejon del Gato


El otro dia paseando por Madrid me encontré con el callejón del Gato. Habia pasado muchas veces por esa zona, cerca de la plaza Santa Ana, pero nunca había reparado en este legendario rincón, donde Valle Inclan ponía a deambular los quebrantos de Max Estrella y su leal amigo latino de Hispalis. Los agonico protagonistas de Luces de Behemia descubren en este  Callejón del gato los espejos concavos y convexos cuyo reflejo deformaban la realidad trasformandola en esperpento.

Tambien dedicó tinta a estos espejos el otro por antonomasia llamado Ramon, el Gomez de la Serna: "En el callejón del Gato hubo hasta hace poco, calzados en la pared y del tamaño del transeúnte de estatura regular, dos espejos, uno cóncavo y otro convexo que deformaban en don Quijote y Sancho a todo el que se miraba en ellos".

 Parece que los espejos originales ya han desparecido pero han sido sustituidos por otros un poco mas pequeños, en la fachada un local con poco encanto, especializado en expender patatas bravas.

El verdadero nombre de la calle es Alvarez Gato, y según parece es  este cristiano converso el que da nombre al lugar. Pero leo otra historia que explica la toponimia y que es mas de mi gusto y la trascribo:

En un cercano coto  dieron caza a un gran gato montés. Con su piel el Cardenal Cisneros mandó hacer  unas botas para regalrselas al Gran Capitán, que parece que tenia su residenicia en este callejon. Las botas eran de impecable factura, hechas a semejanza de unas que había usado Carlomagno, pero tenia el inconveniente de que al estar confeccionadas con  piel de gato, despedían un tufillo que atraía a todos los felinos de vecindario, que venían a mearse en el portón.

Cuando el Gran Capitán vestía sus botas, los gatos de la vecindad se iban tras él, mermando su marcial apostura, por lo que se las regaló a su ayuda de cámara. Este detalle le sentó regular  al Cardenal Cisneros, que era muy sentido para según que cosas.


miércoles, 8 de abril de 2015

juderia

En la parte mas baja de Hervas, a orillas del rio Ambroz,  entre huertas  y castaños me encuentro con la judería, uno de los hitos mas sobresalientes de la presencia  hebrea en Extremadura .  


Sus casas tipicas exhiben elementos muy singulares, como las fachadas de teja. El entramado urbano de esta judería,  que fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1969, mantiene intacta su impronta medieval y conserva todo el sabor y el aroma de aquel tiempo de convivencia entre diferentes culturas y religiones.
Quizás como un legado de aquel espíritu de convivencia,  alguien ha colgado en plena judería una pancarta en solidaridad con el pueblo palestino.



lunes, 30 de marzo de 2015

San Martin



El Casco Histórico de San martin de Trevejo ha sido declarado Bien de Interés Cultural.


En la Plaza Mayor hay una fuente, con inscripción de 1.888 y varias construcciones igualmente  vetustas, como la “Casa del Comendador”, sede de la antigua encomienda, dónde aún se distingue las ranuras a través de las cuales la gente tributaba sus impuestos.

En dos de los lados de la plaza se abren amplios soportales construidos por estructuras adinteladas, de madera en su mayor parte, que descansan sobre recios pilares con grandes zapatas granítica. Bajo su sombra está el restaurante Los Arcos donde pronto iremos a comer como bestias peludas.

En una esquina está la Torre- Campanario de sillería granítica realizada en el Siglo XVI, que antaño sirvió como cárcel. Conserva en su parte media el escudo de armas de Carlos V, y un poco mas alto, un reloj que cumple una importante función para los paisanos de San Martin. No es que les importe mucho qué hora es, pero les tranquiliza mirar  el reloj de cuando en cuando y comprobar que el tiempo no se ha detenido.
 

viernes, 27 de marzo de 2015

trevejo


 

Trebejo es cada una de las piezas del juego del ajedrez.
Trevejo, por su parte, es una pequeña pedanía encaramada a un risco de la sierra de Gata. Esta un poco recóndito pero desde la propia carretera de acceso rodeada de castaños, hasta el pequeño conjunto urbano con us escudos sus musgos y sus sillerías… todo es muy bonito.
Domina el conjunto las ruinas de un castillo, de origen árabe, lo cual nos devuelve a la contingencia ortográfica: la torre es un trebejo, y Trevejo tiene una torre. El castillo fue derruido por los franceses,  para dar consistencia a esa afrancesada costumbre de derruir.
Bajo el castillo se encuentra la ermita de  San Juan Bautista, con un altar exterior y rodeada de unas curiosas tumbas antropomórficas de pequeño tamaño excavadas en granito. Y una espadaña exenta, aunque en el dibujo parece aneja, que  mira orgullosa al Oeste.
 


jueves, 26 de marzo de 2015

batipuerta

Hay un elemento constructivo muy tipico de Candelario. Son las llamadas batipuertas y se encuentran en casi todas las casa del pueblo ( y no solo en la guarida de Batman).
Consiste en una segunda puerta de media hoja, que se superpone a la puerta principal y sirve de burladero durante el sacrificio del ganado. Permitía que entrara la luz a la zona de trabajo o "picadero , e impedía que se colaran otros animales, ávidos de rapiñar algo de casquería, como el perro de las longanizas.

Otras versiones justifican su uso como protección contra la nieve, pero he descartado esta hipótesis porque si esa fuera su función, la batipuerta sería un elemento común a muchos pueblos de montaña y solo se conoce de su existencia en Candelario. Y quizas en Gotham City.

amica veritas, sed magis amicus plauto

Hace ya algunos años, paseaba yo por la calle Tarnok de Budapest, con la mirada atenta del viajero, cuando me sobrevino un estremecimiento que en un principio confundí con un retortijón intestinal. Sin embargo, cuando profundicé un poco más en el autodiagnóstico, entendí que en realidad lo que me sobrecogía era la contemplación de tanta belleza, una especia de mal de Sthendal en versión austrohúngara.



En aquel momento pensé que sería muy egoísta reservarme esa experiencia y decidí compartirla con aquellos a los que el destino no les habia deparado la oportunidad de visitar esa ciudad. Pero tambien con los que habían pasado por allí y no habían experimentado esa fruición contemplativa, como vaca sin cencerro, acaso porque la naturaleza les había negado esa sensibilidad exquisita con la que a mi me había dotado tan generosamente.



Llevado por este altruista impulso, me agencié un cuaderno y un rotulador Edding y empecé a esbozar dibujos como un poseso, en el afán de reflejar cuanto encontraba en mi camino y de plasmar mis impresiones de una manera mas o menos perdurable. Así nació el primer ejemplar de los cuadernos de viaje que componen esta colección. A partir de entonces -a la manera de los viajeros clásicos como Delacroix o Víctor Hugo- siempre que me dispongo a emprender un nuevo viaje, reservo en mi maleta un sitio para el cuaderno, entre los gayumbos y el neceser.



Debido a la desmesura de alguna de las opiniones vertidas en estas crónicas, la cautela aconsejaba ocultar mi identidad. Para evitar ser objeto de persecución política, decidí ampararme en el anonimato, inventando un alter ego al que llamé el aventurero. Aun así, mis detractores opinan que tal grandilocuencia no era sino una excusa que para poder hablar de mi mismo en tercera persona, como Julio Cesar o el Papa.



Nadie espere encontrar en estas páginas una guía de viaje, ni un exhaustivo glosario de monumentos. Ni una descripción fiel de los lugares visitados, ni una reflexión sensata sobre los usos y costumbres. Tan solo un inconexo puñado de dibujos, acompañados por el relato de anécdotas carentes de interés y algunos datos totalmente prescindibles e inexactos. Esa es otra: Ni siquiera puedo garantizar la fiabilidad de los textos. A menudo son cosas que he oído o leído aquí y allá, cuando no son directamente inventadas, fruto de una trasnochada imaginación, como muy bien han señalado algunos de mis detractores.



En la última secuencia de la película de Jonh Ford “El hombre que mató a Liberty Balance”, James Stewart le reprocha a un periodista la falta de rigor en algunas informaciones publicadas. El periodista se defiende: “Mira, James Stewart, en el oeste cuando la leyenda mola mas que la realidad imprimimos la leyenda”.



Con similar menosprecio a la verdad, yo, que solo pretendo evidenciar la paradoja del alma humana, escribo desde una ignorancia que haría avergonzarse, no ya a cualquier historiador aficionado, sino a cualquier persona de bien.



Vayan pues mis excusas para todos aquellos a quienes no correspondo con la veracidad que se merecen. En cualquier caso, espero que quienes recalen por estas páginas encuentren aquí motivo de solaz y esparcimiento, ya que otra cosa no pretendo.



Ahora, merced al avance de las nuevas tecnologías y para estupor de mis dichosos detractores, estos cuadernos pueden ser consultados en la red y quedan al alcance tanto de los curiosos como de los estudiosos de esta basta y vasta obra.

Contribuyentes